1778.,Cuando se prohíbe importar cierto género textil,para dar trabajo a las mujeres.

En una subasta en noviembre de 2020 adquiríamos un lote de normas españolas entre las que se encontraba una particularmente interesante. Era una Real Cédula de Carlos III de 1778 por la cual se prohibía la importación de productos textiles «para emplear los niñas, muchachas y mujeres pobres y vergonzantes». La Sociedad Económica de Madrid había pedido la medida. Se había establecido «un Monte Pío, y fondo para emplear las pobres vergonzantes de Madrid, y sus Arrabales, acopiando primeras materias, cuya hilanza les de ocupación, y alivio en sus necesidades». Pero no era suficiente porque en el extranjero podían vender «a mejores precios, por hallarse establecida allí la industria, y perfectas las maniobras con uso de máquinas que las abrevian, o facilitan». Para combatir entonces la «ociosidad involuntaria» -lo que hoy llamaríamos paro- sencillamente se prohibe importar determinados productos textiles, buscando que las mujeres cosan y ganen dinero.

Que conozcamos, es la primera norma española que toma medidas concretas pretendiendo resolver el paro femenino.

¿El paro femenino en 1778? ¿Pero es que las mujeres trabajaban en el siglo XVIII?

En realidad las mujeres han trabajado siempre. Antes del siglo XVIII la población vivía en el campo en una economía de subsistencia. Y la mujer no dejaba de ordeñar vacas por el hecho de serlo, por supuesto. Antes de esta época muy pocos, algunos monjes y algunos nobles, un porcentaje mínimo de la población, podían hacer algo distinto que luchar por sobrevivir día a día. En el siglo XVIII empiezan a surgir ciudades y con ellas el panorama cambia. Ya no se vive de la agricultura y empieza a surgir el trabajo tal como lo entendemos hoy en día (y con él el problema de la «ociosidad involuntaria»).

Que sepamos, no ha existido nunca en España una norma que haya limitado la posibilidad de trabajar a la mujer por el hecho de ser mujer. Sí las ha habido por el hecho de estar casada, pero no por el hecho de ser mujer. Un año después de la comentada, en 1779, se aprobaba otra cuyo título es expresivo: «Real Cedula de S. M. y señores del consejo por la que se manda que con ningun pretexto se impida ni embarace por los gremios de estos reynos ú otras personas, la enseñanza á mugeres y niñas de todas aquellas labores y artefactos que son propios de su sexô sin embargo de las privatibas que en sus respectivas Ordenanzas tengan los maestros de los referidos gremios, con lo demás que se expresa» (enlace).

Lo que sucede es que “por el Gremio de Cordoneros, Pasamanéros y Botoneneros de la Ciudad de Valencia se había querido impedir el que se pusiese Escuela de enseñanza de niñas en lo perteneciente á la industria de cordonería”. Lo que ordena el Rey es que ni por “el citado Gremio de Cordonéros de Valencia, ni otro alguno, sin embargo de sus privativas, no se embarazase con ningún pretexto, ni motivo el que por sus individuos, ú otro qualquiera se enseñase á las ninas y mugeres el hacer botones, ni otra qualquiera manufactura propia de su sexo y fuerzas mugeriles; y que las que supiesen construirlos, ó fabrilcarlos las pudiesen vender de su cuenta libremente, lograndose de esta forma el no tener ociosas estas manos , y que las de los hombres se pudiesen aplicar á la agricultura y otras operaciones de mayor trabajo , ó al servicio de las armas y marina”.

Es realmente interesante el argumento. Se habla de “las conocidas ventajas que se conseguirían de que las mugeres y niñas estén empleadas en unas tareas propias de sus fuerzas y en que logran alguna ganancia, que á unas puede servir de dote para sus matrimonios, y á otras con que ayudar á mantener sus casas y obligaciones; y lo que es mas libertarlas de los graves perjuicios que ocasiona la ociosidad, y que tanto numero de hombres como se emplea en estas manufacturas menores, se dedique á otras operaciones mas fatigosas y á que no alcancen las fuerzas mugeriles”.

Por tanto, sin duda el trabajo de la mujer es deseable y complementario del trabajo del hombre.

 Pero vamos ya con la comentada norma limitativa de las importaciones.

error: