Imagen. Alejandro Magno representado como Apolo, Museo Arqueológico de Estambul (fotografía Tkbwikmed). Aunque al parecer tenía algún notorio defecto físico, Alejandro es representado de forma idealizada.

El retrato romano republicano característico, basado en los otros orígenes, es tremendamente realista. Se fija en lo externo, en la plasmación perfecta rasgos físicos. Remata detalles como el pelo, arrugas o verrugas… Los escultores no firman sus obras (a no ser los de origen griego).

Los romanos utilizan el cuerpo como pedestal, les interesa, sobre todo, la cabeza y a veces no dudan en colocar la cabeza de un viejo en el cuerpo de un joven y fornido atleta.

Hay obras con influencia griega tanto en ésta como, sobre todo, en otras épocas. Naturalmente, también se llamará retrato “romano” al retrato hecho por los romanos siguiendo el modelo griego.

Imagen. Caracalla, obra maestra del retrato romano realista. Museo Arqueológico de Nápoles. Fotografía Marie-Lan Nguyen.

 Volver

En época de Augusto se fija el concepto del retrato oficial. Si en época republicana la multiplicidad de rostros que compartían la esfera pública representaba la oscilación de los bandos que se hacían con el poder, el comienzo del mandato de Augusto en el año 23 a.C., marca la identificación unívoca del emperador con el Estado. Las efigies del emperador, su esposa y su corte actuaron como un instrumento esencial de propaganda para difundir la imagen del primer mandatario en todo el Imperio.

La escultura, producida en serie por talleres de la capital, multiplicaba el retrato del emperador sobre una variedad de figuras: togadas, toracatas, ecuestres o personificando a divinidades diversas. Estas esculturas se convirtieron en puntos neurálgicos de la vida ciudadana en las provincias ya con función honorífica o en santuarios dedicados al culto imperial.

Imagen. Augusto victorioso. Museos vaticanos. Imagen Till Niermann.

 

El estilo de los retratos varía a lo largo de los siglos. Las efigies de Augusto y sus sucesores están marcadas por un idealismo clasicista hasta el giro barroco de Nerón. Tras la caída de la dinastía Julio-Claudia, la tradición republicana resurge con fuerza entre los flavios. Con un claro sentido antielitista, Vespasiano impone el tradicional estilo realista propio de las clases medias. La llegada de los Antoninos en la persona de Trajano establece una vuelta al estilo augusteo. Su sucesor, Adriano, llevará hasta las últimas consecuencias un sofisticado eclecticismo marcado por la asimilación de lo helénico. La época de Antonino representa el punto culminante en este proceso. Bajo el reinado de Marco Aurelio comienza una tendencia barroca que se consolidará con los Severos.
error: